Fotografía Tomada de: www.adebogota.org
Magíster Honoris Causa en Desarrollo Intelectual y Educación de la Universidad Católica del Ecuador. Economista de la Universidad Nacional e investigador pedagógico. Ha sido Consultor del Ministerio de Educación y Cultura del Ecuador, de la Universidad del Parlamento Andino, del Ministerio de Educación Nacional de Colombia y del Convenio Andrés Bello. Profesor de maestrías en México, Chile, Ecuador y Colombia y de cursos postdoctorales en Universidades de Venezuela. Ha realizado seminarios de formación docente sobre competencias, talento y desarrollo del pensamiento en España, Argentina, Brasil, México, Cuba, Panamá, Costa Rica, Venezuela, Chile, Ecuador, Perú, República Dominicana y Colombia. Autor de catorce libros y más de cincuenta artículos sobre pedagogía, entre los cuales se encuentran Los modelos pedagógicos (2006), Las competencias argumentativas (2006) yLa vigencia de las ideas de Alberto Merani en psicología y educación (2010). Es coautor de los librosDiálogos de la economía con otras ciencias, publicado por la Universidad Nacional (2009), A refundar la escuela (Chile, 2010) , La inteligencia y el talento se desarrollan (2008), ¿Cómo investigar en educación? (2009) y Los ciclos en la educación (2009). Presidente del capítulo colombiano de la Asociación de Educadores de América Latina y el Caribe (AELAC). Miembro fundador y Director desde 1991 de la innovación pedagógica del Instituto Alberto Merani (Bogotá, Colombia) en la cual se creó y validó la Pedagogía Dialogante.
En el curso de su carrera ha realizado importantes contribuciones a la educación colombiana y latinoamericana. Ha formulado una nueva teoría pedagógica, nutrida en la psicología y pedagogía contemporánea según la cual la escuela debería dedicarse al desarrollo y no al aprendizaje; es decir que la función de la escuela debería consistir en enseñar a pensar, valorar y actuar a los estudiantes y no a aprender múltiples informaciones sin significado para la vida. Los principales referentes de esta concepción, conocida como Pedagogía Dialogante, son Vigotsky, Wallon y Merani.
Es pionero en Colombia del trabajo en la formación del talento, que inició en 1986, cuando ninguna institución estatal o privada lo había realizado en el país. Esto le permitió evaluar más de diez mil jóvenes en los siguientes 15 años, seleccionar a mil jóvenes con capacidades intelectuales muy altas cuyo desarrollo siguió durante ese mismo período en el Instituto Alberto Merani. Este seguimiento le permitió evidenciar que las capacidades intelectuales tienen una participación muy baja para explicar los resultados académicos de un joven, que las inteligencias son diversas y altamente modificables. En consecuencia, ha podido verificar teórica y empíricamente que las inteligencias se modifican de manera sensible por la acción de los padres, maestros y de la cultura en general. Cuenta con diversas investigaciones publicadas de respaldo a estas tesis.
Propuso y es lider del Movimiento Pedagógico y Social por una Educación de Calidad, que se proyecta como iniciativa de un conjunto de universidades, fundaciones, educadores, investigadores, pedagogos, Facultades de Educación, Normales, medios de comunicación, empresarios y voceros sociales, cuyo principal interés es el mejoramiento de la calidad de la educación en Colombia. Luego de 40 precongresos a lo largo y ancho del país, el Movimiento firmó un gran Acuerdo Nacional por una Educación de Calidad en octubre del 2011 en Cartagena, su texto es enviado en un archivo anexo.